ivandamme
399 33 2

Time  9 hours 38 minutes

Coordinates 2850

Uploaded 2014年5月18日

Recorded 四月 2014

-
-
402 m
65 m
0
21
42
84.14 km

Viewed 1584 times, downloaded 19 times

near Caspe, Aragón (España)

Los primeros 20 km de esta ruta pasan rápido, rodando sin desnivel aparente. Primero por la carretera de Bujaraloz. Luego por la pista que enfrente de Chacón nos llevará entre fincas al camino de Valdurrios y éste último, perfectamente asfaltado hasta justo el punto del cruce que hay que tomar para llegar al refugio de cazadores "Los Monteros": aquí acaba la civilización y comienza la aventura de verdad.

Estamos en la partida de Valdurrios, como se conoce al entramado de barrancos que, en medio de ninguna parte entre Caspe, Fraga y Candasnos, ascienden desde el Valle del Ebro hasta la llanura de los Monegros. La forma más rápida de alcanzar ésta sería tomar directamente el barranco de Valdurrios y subir desde allá al llano, pero tenemos tiempo y ganas de complicarnos la vida.
Comenzamos ascendiendo el Barranco del Buitre para tomar un camino de nueva construcción que nos hará llegar al de Valdurrios y, tras descender éste casi en su totalidad, subir finalmente a la plana monegrina desde el barranco del Espartal. Un rodeo largo pero que merece la pena, entre barrancos tendidos rodeados de pinar autóctono y fenollos (hinojos) gigantes, donde podemos observar varias manadas de ciervos que pacen apaciblemente. Una idea de lo recóndito de estos parajes es que, allá por los años 70, éste era uno de los pocos lugares de España donde encontrar ciervos autóctonos.

Desde la plana monegrina, las vistas abarcan los Pirineos nevados, los Puertos de Beceite,la chimenea de Andorra,el Maestrazgo y, por supuesto...el embalse de Mequinenza, nuestro siguiente descenso a los infiernos. Atravesamos la Serreta Negra, entre parajes que parecen sacados de "Breaking Bad", en dirección a la punta del Morterón: último confín de Caspe, donde comienzan los términos de Fraga y Peñalba y puerta de entrada a la desembocadura del arroyo de la Valcuerna al Mar de Aragón. Es un cresteo por pistas pedregosas y con un puntillo técnico, sobre frondosos pinares autóctonos que caen hasta el embalse, que en éste punto se muestra azul e inmenso. Casi como si fuera Menorca o Cerdeña. Desde aquí hay que buscar la trialera que baja a la desembocadura de la Valcuerna, a nuestra izquierda. Es una senda complicadilla técnicamente los primero 200 metros, con mucha piedra suelta, escalones irregulares e importante pendiente. Luego la cosa se pone más fácil pero hay que tener cuidado con no "tatuarse" las piernas con las ramas de los pinos que crecen al lado de la senda, cada día mas grandes, pero merece la pena bajar y echar la siesta en éste perdido rincón del pantano, paraiso de los locos de la pesca.

Cruzando la pasarela del arroyo de la Valcuerna, comienza la ascensión del día: unos 3km rondando el 8% de pendiente que nos llevan de nuevo y definitivamente a los Monegros. No sabemos si estamos pedaleando por Fraga, Candasnos o Peñalba, pero si nos dicen que estamos en la Sierra Morena de Curro Jiménez nos lo creemos: sobre el pantano, aparecemos en una vasta llanura, con construcciones con pintas de llevar incluso hace siglos allá.

Arriba del todo, aparecen los primeros atisbos de "civilización" tras decenas de kilómetros. Un tractor, una furgoneta...nos encaminamos hacia la autopista AP-2 y, tras cruzarla, tomamos un descanso en el despoblado de Cardiel, lugar al mas puro estilo "spaguetti western" perteneciente al término de Fraga donde permanecen en buen estado la ermita y una especie de refugio. Volvemos a cruzar la AP-2 para dirigirnos hacia el alto de Monegre, que pierde su nombre a más de 300 metros por encima del núcleo urbano de Mequinenza. Tenemos por delante 15 km que no lo parece pero pican hacia arriba, y más con la soba que llevamos encima. Entre campos de cereales, liebres y zorros llegamos al final del Monegre. El paisaje es espectacular: cientos de metros abajo aparecen el pueblo de Mequinenza y otros vecinos de Lérida como Granja de Escarp o Almatret, el Segre uniéndose con el Cinca y el Ebro y la presa de Mequinenza donde termina el embalse homónimo. Nos sentimos como una suerte de alpinistas tras haber coronado una complicada cima, pero como suelen decir, lo peor es volver a descender. Falta la guinda del pastel: "La Senda Més Canyera".

Los aficionados a la BTT de la zona sabrán de lo que hablo y a alguno incluso le entrarán escalofríos al recordar. Esta es la senda que en las últimas ediciones pone final a la "Transebre": la genial cicloBTT que organiza el C.C. Mequinenza, con la ayuda y buen hacer de la mayoría de los habitantes de este pueblo al que le guardo un especial cariño. El perfil del final de la ruta asusta, pero aparte de pendiente no le falta de nada. Escalones de todos tamaños y formas, terreno seco y pedregoso y unas curvas en zig-zag mirando hacia el abismo, que aparte de técnica, hace falta mucho valor y determinación para negociarlas sin bajarse de la montura. Tenemos la suerte de que en pocos días se celebra la Transebre y tenemos la senda perfectamente acondicionada, con tramos arreglados incluso con palets. Al que le guste bajar, y sepa hacerlo de veras, le va a parecer un trozo de paraiso en la tierra o camino hacia ella. A los que nos gusta bajar pero somos mas bien paquetes qué diría yo, intentad disfrutar pero con conocimiento de las limitaciones de cada uno. Pasado un rato, los zigzags desaparecen, pero la pendiente y los escalones no, se puede ir más rápido pero sin relajarse en exceso. Finalmente tomamos el final de la carretera que baja de las antenas al pueblo y nos dejamos caer hasta la plaza. Delante de unas jarras de cerveza, hacemos un balance del día: bosque, desierto, agua, asfalto, caminos y trialeras. Mas bichos de 4 patas que de 2 por ésta zona perdida de Aragón, de España y puede que del mundo. Completita la ruta.

1 comment

  • ivandamme 2014-5-26

    Hay que tener mas valor para beber del pantano que para bajarse la senda canyera sin hacer pie: Procurad ir bien abastecidos de agua. No existe ningún punto donde encontrar agua potable en todo el recorrido.

    Si a alguien le parece demasiado peliaguda la trialera del final, tiene la opción de dirigirse hacia las antenas que coronan el Monegre (no hay perdida) y allí encontrará una carretera-camino asfaltado que le bajará al pueblo. Para quitarse la que baja a la Valcuerna, está la alternativa de tomar la pista que sale a la izda. en el km 38 del recorrido. Como contrapartida, se pierde el cresteo dela Serreta Negra, una de las zonas más bonitas de la ruta: no lo recomiendo, complicados realmente son unos 200 metros que se pueden bajar desmontados sin mas.

You can or this trail