-
-
817 m
204 m
0
4.7
9.4
18.88 km

浏览次数: 272次 , 下载次数: 2次

邻近 Proaza, Asturias (España)

Esta ruta podría ser el contrapunto perfecto a la ascensión de Puerto Ventana en un periplo por la zona de Proaza- Valle de Teverga. Si bien en una predominaban los descensos por pista y una larga ascensión, aquí lo que se propone es un ascenso corto y explosivo, seguido de un descenso tecnico, angosto y muy endurero. Ambas comparten el hecho de que se alejan de los nombres míticos que la Vuelta ha dado para demostrar que, en cuanto a dureza y belleza, Asturias tiene mucho más que ofrecer que lo archiconocido.

Abandonamos la AS 228 al poco de dejar Proaza,en un desvío a la derecha. El primer kilómetro de subida nos ayuda a ponernos en la onda de lo que nos espera: Una pendiente media superior al 10%, con picos del 16% va a ser el aperitivo. Menos mal que tras el cruce con la carretera que asciende a la Cruz de Linares, un par de centenares de metros de descenso nos ayudarán a recomponer la compostura.

Tras esto, nos esperan otros 2 km del mismo perfil, que hacer dudar del éxito de nuestra empresa. El paisaje, con el bosque que parece engullirnos, hace más llevadero el sufrimiento, si bien la humedad unida al calor de la época hace un poco asfixiante nuestra progresión. Es lo que tiene ser de secano.

Al poco de llegar al km 3 de subida, un claro se abre y alcanzamos la aldea de Proacina, donde todavía se ven los típicos zuecos de madera (no me preguntéis el nombre exacto) de los lugareños en el portal de cada casa, se mantiene un antiguo lavadero...tenemos la sensación de estar en la Asturias más recóndita y autentica y no estamos ni a media hora de Oviedo. Tenemos un breve descenso y parece que la pendiente se hace más llevadera, aunque poco a poco vamos acercádonos a ese 10% de pendente media,con algún pico cercano al 15%. La sierra del Áramo,con sus Anglirus y Gamoniteiros, observa celosa nuestro camino. Tiene en ésta recóndita sierra,una digna competidora en belleza.

Cuando comenzábamos a acostumbrarnos a sufrir, un bajadón de infarto que nos quiere decir que tras ella tan sólo nos van a quedar un par de kilómetros: los más duros. Una impresionante herradura de 19% de media nos devuelve a la realidad y a partir de aquí, todo el desarrollo metido y para arriba. La carretera va serpenteando, ora hacia la sierra del Aramo,ora hacia la cruz de Linares, y lo debajo nuestro que queda cada herradura superada impresiona. Tras 7,3 km cuasiverticales uno espera ver algún cartel que indique "Alto de Banduxo, olé vuestros..." pero, no. En el suelo aparece en pintura blanca, simplemente la palabra "Cima" y ya es suficiente motivo de alegría.

Nos tiramos a por los 2km vertiginosos que nos separan cuesta abajo de Banduxo pueblo rozando la temeridad y alcanzamos ésta preciosa recóndita aldea medieval, de la cual su pintoresca torre conserva todo desde entonces (excepto el tejado) y donde parece haberse detenido el tiempo. De hecho, sus habitantes conocieron la luz de eléctrica ya entrado en los años 80.

Nos disponemos a descender por el Camí Antiguo, que era el utilizado por los habitantes de la aldea para descender al valle (y el único). El camino desciende por un empinado valle cubierto de vegetación, agua manando de las rocas, rocas y escalones de todo tipo pero sin llegar a aberraciones, curvas en "z" que requieren especial pericia para ser negociadas sin echar pie. Una de esas bajadas que gustarán por igual tanto a endureros recalcitrantes,como a gente menos bajadora. Sabiendo cuando echar pié a tierra, claro está.

Tras unos 3km de descenso lento y técnico, no podemos evitar sentir que se nos ha hecho corto pese a todo. Pedaleando por la Senda del Oso volviendo a Proaza, pensamos en el Síndrome de Stendhal. Asturias merece mucho la pena. Y salirse de las rutas prefijadas, para descubrir maravillas como ésta, todavía más. Explosivo, divertido, genuino y, sobre todo, terriblemente bello, que diría aquella.

评论

    You can or this trail