-
-
754 m
-28 m
0
171
342
684.53 km

浏览次数: 259次 , 下载次数: 6次

邻近 Vigo, Galicia (España)

Estaca de bares, 14 y 15 de septiembre de 2019

Este fin de semana apetecía dar una vuelta “poderosa” en moto, pasar todo el día curvenado; pero por otro lado, están los compromisos familiares, sobre todo, teniendo en cuenta que nos acabamos de pasar un mes de viaje, y no les hemos visto desde entonces. Y de esta manera, surgió la solución de compromiso: isa iría directamente en tren mientras yo me pasaría el día en moto, para dormir finalmente ambos en A Coruña.

Después de sopesar distintos planes, me decidí por visitar el cabo de Estaca de Bares, pues es un lugar al que llevo tiempo deseando ir, y además, me permitiría pasar de camino por varios concellos de la provincia de A Coruña que todavía no conozco, en esa idea absurda que tengo de recorrer todos y cada uno de los municipios de la geografía gallega.

La primera parte de la ruta será conocida, e incluso aburrida. Autopista hasta Pontevedra, para salvar la ría de Vigo, e inmediatamente después me desvié hacia Ourense por la carretera N-541. Con calma, era cuestión de coger sensaciones. Me había pasado 1 mes rodando con una carga de 200 kilos en la moto, todo por rectas y autopistas, y no era buena idea echarse a tumba abierta; para acabar de fastidiar, la rueda trasera estaba completamente cuadrada, haciendo cosas bastante extrañas al comenzar a inclinar la moto, sobre todo cuando el asfalto presenta irregularidades longitudinales.

Al poco de pasar Cerdedo, desvío hacia Forcarei, pero en lugar de alcanzar la comarca del Dela por el puerto del Candán, tomé la carretera que, por Graba, va directa hacia Silleda. Primer reportaje del día, y camino de Vila de Cruces. Esta vez no pasaría a la Provincia de A Coruña por la presa del embalse de Portodemouros, sino que opté por bordear el embalse y cruzar directamente al concello de Santiso.

Pasamos de buen asfalto a un forme roto y bacheado, que hacia extremar las precauciones, a cambio de rodar más lento disfrutando del paisaje. A fin de cuentas, no solo se trata de ir rápido y quemar adrenalina; la moto se puede disfrutar de muchas maneras, y es innegable que permite beber los paisajes con una intensidad mucho mayor que la que ofrece un viaje en coche. La meteorología acompañaba, con un día soleado y unas temperaturas que, siendo algo más elevadas de lo que a mí me gustan, que me encuadro cómodo entre los 23º y 25º, tampoco resultaban agobiantes. La elección del traje ventilado de verano había sido acertada.



Estaba en uno de esos momentos que me gustan a mi, rodando por carreteras desconocidas y viendo paisajes nunca antes vistos. Esta es una de las facetas de la moto que más me gusta, la de poder explorar lugares nuevos, incluso más que rodar desenfrenado por aquellas carreteras bien conocidas. Esta sensación mitigaba la incomodidad de unas carreteras de tercer orden bastante deteriorada que recorren la cola del embalse por su orilla sur, en la Provincia de Pontevedra, hasta que, cruzando un estrecho puente, ingresé al concello de Santiso.



Con la mejora del pavimento, ese nuevo pude avivar un poco el ritmo. Las frecuencia con la que me iba cruzando peregrinos anunciaba que estaba alcanzando la villa de Melide, la cual crucé para seguir mi camino hacia Toques. Primera chincheta, por este lugar nunca había pasado. De todas las opciones posibles, el GPS decidió llevarme hasta Sobrado dos Monxes por la carretera DP-4604, un tramo muy divertido que cruza la Serra do Careón. No me paré a ver el monasterio pues al estar en obras de restauración poco más podría admirar que las lonas azules y amarillas; queda pospuesto para otra ocasión, que seguro que bien vale la pena.

Volvía a carreteras conocidas camino de Teixeiro, para, tras cruzar esta localidad, tomar un tramo de la N-VI hasta Montesalgueiro, donde la ruta me desviaba de nuevo hacia la derecha, en dirección al maravilloso paraje de las Fragas do Eume, por la AC-151. Arange e Irixoa volvía a ser territorio por descubrir para mi, por una carretera disfrutona, de buen piso y con su buena dosis de curvas. Después tocaba cruzar Montero y Cabanas, para poner proa de la moto hacia la Serra da Faladoira, ya en el concello de As Pontes. Llevaba ya una buena dosis de moto, así que no dejé pasar la ocasión de subir al mirador del Monte Caxato para descansar un poco y por disfrutar las vistas que tenía a los pies.

Poco a poco iba incrementando el ritmo y mi confianza en la moto; el setting de suspensión que había puesto al salir de casa se mostraba óptimo para el ritmo que estaba llevando. Reanudada la marcha en descenso hasta As Pontes, tomé un tramo de la autovía AG-56 y me paré de nuevo a tomar una foto en el lago, un buen ejemplo de cómo se puede recuperar un terreno baldío como era la antigua explotación de carbón a cielo abierto, ya agotada. Siguiendo la carretera AC-101 en dirección Ortigueira, alcancé el concello de Mañón y la localidad pequeña de O Barqueiro. Por las razones que fuesen, nunca había llegado hasta este rincón, y me pareció un lugar maravilloso, las tonalidades turquesas del agua mezcladas con el amarillo de la arena, en ese marco de costa escarpada me regalaron un momento muy agradable.

Ya estaba muy cerca de mi destino; unas pocas más y llegaba al faro del cabo de Estaca de Bares, el punto más al norte de la península. Sorprendentemente el tiempo aquí se había revuelto, y entraba una bruma del mar que me producía cierta preocupación; todavía me quedaba un buen trecho y si se ponía a llover me vería obligado a suspenderlo. Sin embargo, fue moverme del cabo y la bruma se volvió a dispar… momentáneamente. Comí un bocadillo mientras estiraba las piernas un poco y proseguí mi ruta.



Aprovechando que estaba cerca, decidí intentar visitar el autproclamado como Mejor Banco del Mundo, en los acantilados de Loiba. Para mi sorpresa, llegué en un momento que apenas había nadie allí, por lo que pude disfrutar del banco y de sus vistas en absoluta calma y soledad, mientras me tomaba, de postre, un helado de nata y piñones, de un productor local que los elabora con leche de vaca gallega. Si el helado ya estaba delicioso, el momento y el lugar y las vistas, con el Cabo Ortegal enfrente y la punta de Estaca de bares a mi derecha, multiplicaron su sabor.



De nuevo en ruta, esta vez hacia Cariño. No subí hacia el faro pues hace relativamente poco que había estado, y me atraía más la idea de subir hasta la Garita de Herbeira para contemplar sus acantilados, que con 615 metros de altura, son lo más altos de Europa continental localizados en mar abierto (un título un poco rebuscado, pero el lugar bien merece la pena). Sin embargo, de nuevo la bruma, esta vez unida a un viento muy intenso, frustraron mis planes. La ascensión hasta la Garita fue un momento de cierta tensión, pues el viento racheado invitaba a rodar por el centro de la calzada por precaución, pero la escasa visibilidad debido a la niebla impedían ver los coches de frente hasta una distancia de poco más de 50 metros. Finalmente pude alcanzar el lugar, y la frustración de no poder ver el paisaje no me hizo desistir de la idea de subir hasta el borde del acantilado, a tomar la foto de rigor.



Iniciado el descenso hacia Santo André de Teixido, entre caballos y vacas en libertad, la bruma desaparecía habiendo recorrido escasamente 1 kilómetro. La meteorología es inescrutable, y queda el consuelo de que ya hay una excusa para volver a este lugar. Una breve parada en el santuario en el que, según reza la tradición “irá de moto que non for de vivo” y tocaba reanudar la marcha en dirección a Cedeira, en busca de una estación de servicio para repostar. Ahora volvía a adentrarme en terreno desconocido, una vez más por carreteras secundarias, esta vez en busca de las localidades de Cerdido, Moeche y As Somozas, para volver hacia la costa camino de Valdoviño. Inmejorables las vistas de su playa y la laguna que en ella desemboca en un día que volvía a ser soleado e invitaba más a quedarse disfrutando del arenal que en mezclarse entre el tráfico, que comenzaba a ser bastante denso ya en estas villas costeras.


Evité Ferrol para pasar por Neda, y, cruzando Fene, dirigirme al pueblo marinero de Mugardos. Me pareció uno de esos lugares que, por quedar aislados de las rutas principales, son poco conocidos y visitados, no haciendo justicia a su autenticidad ya su belleza, de forma similar a lo que ocurre con la villa de Muros. La siguiente parada sería Ares, otro lugar que nuca antes había visitado, y con esto concluía mi recorrido por la costa Ártabra. Ahora mi ruta volvía a llevar al interior tras cruzar Pontedeume, transitando por carreteras comarcarles hacia Vilarmaior y Paderne, de nuevo por espacios nunca antes transitados por mi. Finalmente terminé llegando a Betanzos y de aquí a A Coruña, donde me reuniría con Isa y nuestra familia de allí para una agradable velada.



Al día siguiente volvíamos a ser 2, y habida cuenta de que salimos tarde después de una buena comida y su posterior siesta, tomamos carreteras secundarias en dirección Cerceda para pasar por Trazo, y de esta forma dejar únicamente pendientes de visitar 2 concellos de la provincia de A Coruña. Después cruzar la población de Viaño Pequeno desestimamos la idea de seguir hasta Val do Dura y nos dirigimos directamente hacia Santiago, donde tomamos la autopista AP-9 para poder llegar a casa a una hora decente.

Un fin de semana muy divertido, aunando rutas en moto, paisajes, gastronomía y la compañía de la familia. En moto, recuperando sensaciones perdidas, que aunque parezca poco tiempo, 1 mes es tiempo suficiente para olvidarlas un poco. Tiempo también de reencontrarme con carreteras de curvas, subidas y bajadas, que tanto hemos echado de menso durante nuestro viaje de verano. Si encima el tiempo es benévolo, cómo ha sido en esta ocasión, miel sobre hojuelas. Ahora, 1 semana de trabajo por delante, y tiempo para planificar la próxima ruta.
Waypoint

A Coruña

Avenida de Salvador de Madariaga, 15008 A Coruña, España
Waypoint

E.S. CEPSA Silleda

PO-205, 36540 Silleda, Pontevedra, España
Waypoint

Estaca de Bares

Lugar Faro Estaca Bares, 4, 15337 Mañón, A Coruña, España
Waypoint

Banco de Loiba

15330 Ortigueira, A Coruña, España
Waypoint

Garita de Herbeira

AC-2204, 15360 Cariño, A Coruña, España
Waypoint

Santo André de Teixido

Lugar San Andrés Teixido, 9, 15358 Cedeira, A Coruña, España
Waypoint

E.S. Cedeira

Calle Maravilla, 2, 15359 Cedeira, A Coruña, España
Waypoint

Mugardos

Avenida do Mar, 1–15, 15620 Mugardos, A Coruña, España
Waypoint

Ares

Lugar Estacas, 9, 15624 Ares, A Coruña, España
Waypoint

Sobrado dos Monxes

AC-934, 15813 Sobrado, A Coruña, España
Waypoint

Miradoiro de Monte Caxado

15328 As Pontes de García Rodríguez, A Coruña, España
Waypoint

Lago de As Pontes

15326 As Pontes de García Rodríguez, A Coruña, España
Waypoint

A Coruña

Avenida de Salvador de Madariaga, 15008 A Coruña, España
Waypoint

E.S. Galuresa Milladoiro

Carretera Coruña-Tui, 15706 Santiago de Compostela, A Coruña, España
Waypoint

Vigo

Calle del Conde de Torrecedeira, 76, 36202 Vigo, Pontevedra, España

评论

    You can or this trail