-
-
328 m
1 m
0
28
57
113.99 km

浏览次数: 2701次 , 下载次数: 31次

邻近 Farlam, England (United Kingdom)

Adriano, Itálica (Hispania), enero año 76. Muro de Adriano, construido entre los años 122 y 132 para delimitar los confines de Britania y de la Pax Augusta de los Pictos o Caledonios refugiados más en su pobreza que en su bravura, ampliado en el 209 siendo emperador el tripolitano Septimio Severo (Leptis Magna) muerto en Eboracum (York) tras dieciocho años de virtuoso reinado. Sobre el 400 un imperio roto y unas legiones olvidadas abandonan su conquista y la muralla, su grandeza, se utilizaron sus piedras para construir granjas, vallados …, pero aún queda algo, queda la leyenda. La UNESCO declaró al Muro Patrimonio de la Humanidad en 1987.

1ª ETAPA, 6 de mayo 2014, martes. España - Brampton - Banks: 7 kms. La idea era empezar en Bowness on Solway, inicio del Muro, el punto más septentrional de la costa occidental de Inglaterra (Mar de Irlanda) abrigado en el estuario del Eden y hacer en dos primeras etapas: Bowness - Carlisle ; Carlisle - Banks. No pudo ser. Llegué a Brampton -cerca del final de lo que hubiera sido la segunda etapa- desde Newcastle en un tren del que solo bajé yo y al que no subió nadie, andén desierto en una estación que no llega a apeadero. No importó, tenía memorizado el camino: norte 500 metros, giro a la izquierda, luego derecha, izquierda, enseguida derecha y otra vez derecha durante 2,5 kms hasta Banks. Poco antes de llegar aparecen las ruinas del Priorato de Lanercost, siglo XII, allí dejé cuatro rosas que llevaba en la mochila en recuerdo de alguien especial. Como tengo alma peregrina, oración para implorar el amparo del Apóstol Santiago y la de los dioses, en especial el de Mercurio, protector de viajeros y caminos. Llegué en Banks (Quarryside Farm) a las ocho y media de la tarde, Elizabeth, la jefa del B&B, me dice que es tarde para acercarme en su coche a cenar al pub más cercano y que en media hora, mientras me ducho, tendrá algo preparado. Así fue, dos huevos de granja, dos salchichas ahumadas, un tomate, cervezas y algunas patatas fritas. Este urgente festín será constante por los caminos de una Inglaterra valiente que nunca fue romana, que no quiso ser romana, y que no entiende ni de mesas, ni de vinos.

2ª. Banks - Haltwhistle: 23 kms. Rompepiernas y toboganes. Empiezo a caminar con dos francesas de Niza que habían dormido en el B&B y que encuentro en el desayuno, una de ellas lleva la mochila en un carro -su espalda no le permite cargas-, en llano bien, pero cuando hay que subir y bajar las escaleras de madera que salvan los cierres de las fincas el retraso es considerable, decido ir a mi ritmo. Lluvia intermitente y nadie en la ruta, los pocos que caminan lo hacen en sentido contrario (este/oeste). Comienzan los mágicos senderos de Inglaterra. Enseguida los primeros vestigios del Muro. Según se avanza la campiña del verde profundo de Cumbria se transforma en un páramo frio y primitivo; nada ha cambiado desde que Roma decidió levantar el Muro que se sostiene rotundo y que nos habla del tiempo que fue. En el km 7,7 Gisland y entrada en Northumberland un condado rural escenario de fantásticas batallas (tempestades de espadas) contra Escocia y el menos poblado de Inglaterra. Más tarde, en medio de la nada, aparece “Roman Fort” un museo que explica el Muro con una película en 3D merece una parada (6 €). En Chesters Farm me desvío de 3,4 kms hacia Haltwhistle, 4.000 habitantes, humilde y remoto, algo así como un pueblo de Teruel pero sin alma.

3ª. Haltwhistle - Chollerford: 29 kms. Toboganes continuos, larga, solitaria. Lluvia y silencio. Etapa de raza y trapío. Difícil. Hay que prescindir de Vindolanda unas ruinas al parecer interesantes de lo que era el cuartel general del Muro pero apartadas. La zona más misteriosa, la tierra del Señor de los anillos, el dominio de los Druidas, el Muro auténtico, aparece pronto, entre Cawfields Farm y Housestead, Parque Nacional de Northumberland. Parada obligada en Vercovicium tras cuatro horas de camino complicado sin lugares para reponer fuerzas. Vuelta a una ruta que sigue sin nadie y con un Muro cada vez más inapreciable, quedan 16 largos kms. En Chollerford con excepción de la fortaleza Cilurnum no hay nada. The George Hotel con un camarero de Sevilla licenciado en Magisterio que huyendo del paro tiene como meta aprender inglés e intentar un contrato en un colegio privado, seguro que lo consigue. Para cervezas y cena, The Crown Inn en Humshaugh, 1 km. al norte, no está mal. Me acuesto a hora inesperada.

4ª. Chollerford - Newburn: 28 kms. La del alba sería cuando el viajero, plantado y decidido, inicia una etapa llana, extensa y de lluvia. Andan días iguales persiguiéndose. Barro hasta las cejas. Nadie en la ruta, ni rastro de Muro. El camino camina paralelo a una carretera secundaria, una interminable recta (The Military Road). Perdido en el prado de la Iglesia de Saint Oswald vuelvo a encontrar a las francesas, tan despistadas como yo, conseguimos volver al sendero y compartimos algo más de media hora, seguían lentas. La única parada posible es en "Errington Arms Inn", en el cruce de "Military Road" con la A68. Monótono paisaje de prados verdes hasta Heddon on the Wall en el km 24 en donde tardo en encontrar el camino a Newburn. Etapa prescindible. Dormir: The Keelman’s Lodge, una cervecería con un ambientazo, era viernes.

5ª. Newburn - Newcastle upon Tyne - Longsands - Newcastle upon Tyne: 27 kms. Urbana, llana, sol callado. Etapa intranscendente, también prescindible. Hay que bordear el Tyne para llegar en dos horas, atravesando su esforzada periferia (aquí no hay paro), a New, 300.000 "geordies", patria de los "magpies" y majestuosos puentes de hierro. El Muro sigue desaparecido. Se finaliza en Wallsend (Segedumun) al este de la ciudad, no es lugar adecuado; después de tanto caminar, de tanto barro, de tanto charco hay que rematar la faena y ver la pradera de las gaviotas, el mar, principio y fin; alfa y omega. Mientras imagino donde empezará el próximo camino recorro 9 kms hasta Longsands una playa perfecta, un Finisterre distinto dominado por el farallón de la iglesia de St. George. Foto de la mochila y su sombra alcanzando la orilla, las olas paganas y bárbaras del Mar del Norte, marea baja. Ovación, salida al tercio, vuelta al ruedo y petición de oreja. Han sido 114 kms en algo más de cuatro días y es un momento especial; retorno a New en tren, pintas a tutiplén por Monument y Grey Street, aquí la inexcusable "Newcastle Brown Ale", una estrella azul.

Cuando Roma llegó los Pictos estaban allí.

11 de mayo 2014, domingo, Newcastle upon Tyne - España.

Hermosa Inglaterra. Volviendo a casa sentí la luna roja y el tiempo cálido.

2则评论

You can or this trail